Actividades de resolución de problemas by Bicos de Can y Lagunkan (1ª Parte)

 In Consejos

El otro día estaba leyendo “Los perros necesitan libertad: Conocer y cuidar la salud comportamental de los perros. Libro I” de Carlos Alfonso López-García, CEO de EDUCAN y se me ocurrió escribir un post sobre la resolución de problemas para perros pero no quería hacerlo sola, quería contar con mi amiga Ana Rodríguez de Bicos de Can.

El post se va a dividir en dos entregas para que no quede excesivamente largo, la primera entrega va a consistir en un pelín de teoría escrita por Ana ya que es Adiestradora y técnico en terapia asistida por perros en EDUCAN y la segunda entrega serán actividades de resolución de problemas realizada en conjunto por Ana y por mí. Serán ejercicios que sean realizables tanto en casa como en sesiones de IAP.

Si tenéis dudas respecto a esta primera entrega teórica, no dudéis en escribir en este post o escribir a ana@bicosdecan.com

¡Ana y yo esperamos que os guste mucho este post! ¡Os dejo con Ana!

“Hace años leí un libro de cuyo nombre no quiero acordarme, que lo primero que decía era que un perro no piensa, que es acción reacción. Al leerlo, no solo me chocó si no que me generó curiosidad saber si tal afirmación era realmente cierta, a mi modo de ver tenía que pensar como un perro (no como un humano) no concebía la imagen de un perro máquina.

En aquel tiempo no había los estudios que hay posteriores donde realmente se demuestra que sí  que son capaces de resolver problemas, ni tampoco conocía los diferentes métodos de adiestramiento y mucho menos las técnicas, sí conocía a perros de asistencia, en concreto a perros lazarillos que a diario resolvían centenares de problemas ¿previo entreno?. Empecé a buscar cómo los entrenaban, búsqueda infructuosa ya que no encontré como hacían para que esos perros hiciesen lo que hacían.

Con los años llegó Tina, una Golden Retriever, yo quería entrenarla para terapia si era viable y tenía aptitud pero quería que la obediencia fuese más allá de hacer lo que le pedía, quería que supiese qué era lo que le estaba pidiendo, que se parase a pensar y que ante cualquier situación eso que le pedía hacer lo supiese realizar, no como parte de un entreno en cada lugar mecánicamente si no que fuese algo que ella tuviese que hacer sabiendo que si hago esto consigo esto otro.

Entonces encontré el adiestramiento cognitivo emocional (CE) y por fin encontré cómo hacer para que el perro piense para conseguir aquello que quiero que consiga.

Modos de plantear problemas – plantear problemas vs situaciones que deben resolver.

En todo (también en pensar y resolver) hay que tener una experiencia, obviamente habrá que enseñar a seguir un premio, a sentarse mientras sigues el premio y una vez tenemos asociado seguir premio con un nombre como puede ser SIENTA, le podremos poner un problema, sería decirle al perro: si siempre te he guiado ahora no lo haré y entonces tendrás que:

  1. Prestar atención para saber que te pid.
  2. Pensar qué te estoy pidiendo
  3. Concentrarte.
  4. Realizar correctamente y porque no…
  5. Afinar en tiempo y forma lo que te he pedido.
  6. Si no lo resuelves a la primera, no pasa nada sigue pensando.

A priori parece interesante que podamos retirar premios,  simplemente pidiendo al perro que lo haga lo realice, pero los beneficios de resolver un problema genera muchísimas más ventajas, las citaré sin grandes tecnicismos para que sea más rápida la lectura.

Las ventajas son activación moderada ante un entreno, capacidad de concentración, autocontrol, autoestima, seguridad, buena relación perro guía, aumento de la tolerancia a la frustración, resiliencia y aumento de la autonomía.

Todo lo citado es importante en un perro de IAP, a mi modo de ver la menos cultivada es la autonomía, dotar al perro de capacidad de decidir dentro de una sesión llevar la iniciativa si él considera que debe hacerlo en alguna interacción con algún usuario puede dotar de espontaneidad (no confundir con descontrol) al momento de la sesión en la que el usuario puede percibir del perro un acercamiento real y no algo entrenado que el perro haga mecánicamente. Justamente la base de que las IAP funcionen tan bien es la percepción que el usuario tiene de que ese animal le va a ayudar a mejorar, aunque sepamos que quien le ayuda es el terapeuta, pero sin esa sensación por parte del usuario, la iap o cualquier otra terapia sería infructuosa.

Dicho esto y antes de entrar en los desafíos en sí, cabe diferenciar la resolución de un problema para conseguir una actividad concreta (en obediencia, para lograr comida, lograr juguete) que poner una situación en la que dotas de elementos que pueden ayudar al perro a resolver el problema planteado y que el propio perro será quien elija los elementos de los que se ayuda para superar la situación, que es un nivel mucho más avanzado. A modo de ejemplo muy gráfico, le ponemos una pelota encima de la mesa y una silla y varias cajas y para lograr la pelota subir a la silla…”

¡En las próxima entrega las actividades, no os las perdáis!

Recent Posts

Leave a Comment

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt
0

Start typing and press Enter to search