Entrevistando a… Carla Gómez de Emoticanimal

 In Entrevistas

¡Buenas!,

Hacía tiempo que no realizaba una entrevista, tenía muchas ganas de postear la entrevista que leeréis a continuación ya que entrevisto a una gran profesional y persona como es Carla de Emoticanimal.

¡Espero que os guste!

1. Cuéntanos algo sobre ti

Apasionada de los animales, y creo que se me nota en la deformación profesional que tengo tanto hacia los caballos como a los perros; los adoro. Me cuesta visualizar mi vida sin peluditos, la verdad.

Monto a caballo desde que tengo uso de razón y es «mi rincón» en este mundo, desde siempre. Incluso he competido, tanto en salto como en doma, y a día de hoy, intento hacer alguna de vez en cuando porque me encanta el mundo de la competición ecuestre; me aporta numerosas sensaciones, además de ponerme a prueba. Monto cada día que puedo porque es algo que relaja muchísimo, y es una actividad con la que me encuentro muy a gusto realizándola. Simplemente me apasiona la equitación.

Disfruto de aprender, y me considero una persona en aprendizaje constante. Aspecto que me ayuda muchísimo en mi trabajo, implicándome en él y generándome una motivación constante.

Tengo cierta debilidad por el colectivo al que me dedico mayormente, la diversidad funcional. Aunque últimamente he tenido experiencias preciosas con unidades psiquiátricas de larga estancia o personas mayores.

2. ¿Cuándo y porqué nació Emoticanimal?

Desde pequeña siempre quise ser veterinaria, pero cuando me fui a hacer una especie de prácticas con una veterinaria de caballos, me di cuenta de que quería trabajar con animales, pero no en este campo.

Siempre me ha encantado el hecho de ayudar a otras personas, y cuando de repente me topé con el mundo de las terapias equinas en las prácticas de mi carrera, supe que tenía que dedicarme a esto.

Mi pasión se incrementó y confirmó cuando realice el Postgrado de Equitación Terapéutica en la Complutense de Madrid, fue una experiencia muy enriquecedora, donde aprendí muchísimo, y en la que conocí personas maravillosas. Posteriormente, y como amante de los perros, me decidí a especializarme también en las Terapias asistidas con Perros; curso que realicé a través del CTAC (Centre de Teràpies Assistides amb Cans) de Barcelona.

Al poco de acabar de formarme, nació emoticanimal. Al principio apenas eran unos poquitos emoticanimaleros, y únicamente realizaba terapias ecuestres en un centro de Sant Llorenç des Cardassar. A medida que paso el tiempo, las semillas que fui sembrando germinaron, y a día de hoy son un total de 16 emoticanimaleros que realizan sus terapias ecuestres o caninas semanalmente (sin contar los usuarios que realizan sesiones individuales o grupales cada 15 días).

Me dedico a algo que me encanta hacer, y a pesar de que hay momentos duros, los buenos pesan el doble. Es difícil describir el ambiente que se crea, porque cada usuario es diferente, y el contacto o vinculo que tienen con el animal también es diferente; lo que nos lleva a un amplio abanico de situaciones.

3. ¿Emoticanimal qué significa para ti?

Significa gran parte de mi vida, proyecto que me encanta pero en al que le invierto muchísimas horas de mi vida. Como quienes lo conforman conmigo son mis compañeras de trabajo, pero también de vida, creo que hace que tenga un gran valor emocional implícito.

Me encanta la aplicación de la psicología que he ido desarrollando en este campo, creo que es muchísimo mejor como compañero de trabajo un peludito que un diván por todos los beneficios que nos puede aportar el primero de ellos (siempre y cuando te gusten los pelitos, claro).

Me siento realmente afortunada de dedicarme a esta nueva rama de la psicología, por ello y porque es muy gratificante trabajar para y por ellos.

4. ¿Quiénes forman Emoticanimal?

Emoticanimal está formado por una servidora, dos caballos de terapia y 3 cánidas.

A Adi la utilizo en Hípica Palma Son Magraner, y a Morito en el Agroturismo de Son Menut, el cual cuenta con una escuela de equitación; dos ubicaciones diferentes para poder ofrecer este tipo de terapias ecuestres tanto en la zona del centro como en la norte de la isla.

En lo que respecta a los cánidos, el equipo emoticanimalero lo conforman Bruni, una Jack russell y la veterana del equipo; es una perra brillante, ¡y no solo lo digo yo! Vilma, la labradora que parece un peluche, la que todo le parece bien y le va bien, la que adora el buen rollito y es aún algo traviesa. Y Frida, la chichuahua toy; es la que menos sesiones hace, ya que es un poquito especial (¡es una chihuahua!), aunque ha habido sesiones que hasta me ha sorprendido de lo que puede llegar a ser capaz. Aunque Frida llegó a mi antes que Vilma (ya que se llevan aproximadamente un año de diferencia), fue Vilma quien se puso el peto de terapia primero, ya que con 6 meses ya realizaba algunos domicilios.

5.  ¿Desde cuando eres amazona?

Me dedico a la equitación desde que tengo 3 años, y gracias a mi madre quien le debo todo respecto a inculcarme este maravilloso deporte. Y a mi padre, siempre le estaré agradecida, porque no gustándole mucho este mundo, se ha pasado en él las horas que hiciera falta, por verme feliz.

6. ¿Porqué la equitación y no otro deporte?

Estar en contacto con la naturaleza, subirte a un animal de 400 kg y confiar en él, es algo simplemente mágico. No se trata de subirte y montar simplemente, a lo largo de los días, se crea un vinculo muy especial que es difícil de describir con palabras. Además es un deporte donde siempre se aprende algo; de hecho, yo llevo 25 años montando, y cada día aprendo algo… ¡además de todos los valores que me ha ido inculcando el mundo de la equitación a lo largo de mi vida! Como amante de los caballos, todo lo que comporta estar con ellos significa para mi un remanso de paz en este mundo, un estilo de vida diferente, un lugar donde ponerse a prueba y a donde pertenecer.

7. ¿Qué te aporta la equitación?

Existe un texto que describe muy bien porque un padre elige la equitación para sus hijos y no otro deporte, teniendo en cuenta que es al caro. Texto que me encanta y creo que contesta perfectamente a esta pregunta:

“ALGUIEN ME PREGUNTO …
-¿Por qué gastar tanto dinero y tiempo para que tu hija practique, equitación ??
MI RESPUESTA FUE ESTA :
Bueno, tengo una confesión que hacer, yo no pago para que mi hija entrene y
practique equitación ¿Sabes qué estoy pagando?
Pago para que mi hija aprenda a ser disciplinada.
Pago para que mi hija aprenda a cuidar su cuerpo y su mente.
Pago para que mi hija aprenda a trabajar con los demás y sea buena compañera de
equipo. Para que desarrolle su creatividad.
Pago para que mi hija aprenda a lidiar con la decepción cuando no obtiene lo que
esperaba, y descubra que la clave es trabajar más duro.
Pago para que mi hija aprenda a alcanzar sus objetivos.
Pago para que mi hija entienda que toma horas y horas de trabajo duro y
entrenamientos para obtener resultados,y que el éxito no ocurre de la noche a la
mañana.
Pago por la oportunidad que tendrá mi hija de hacer amistades para toda la vida.
Pago para que mi hija esté en una pista de obstáculos , no frente al televisor o la
computadora.
Pago por esos momentos en que mi hija vuelve tan cansada que solo quiere llegar a
descansar y no piensa ni tiene tiempo de andar de vaga o en cosas malas.
Pago por todas las enseñanzas que este bello deporte le da: «responsabilidad,
entrega, compromiso, seguridad en sí misma, convivencia, etc, etc.».
Podría seguir, pero para ser breve;
No pago por clases de Equitación, pago por las oportunidades que le ofrece este
deporte de desarrollar atributos y habilidades que le serán muy útiles a lo largo de
su vida y darle la oportunidad de valorar la vida
Y POR LO QUE HE VISTO HASTA HOY HE LLEGADO A LA CONCLUSIÓN QUE ES
MI MEJOR INVERSIÓN”.

8. ¿Podrías explicar las diferentes disciplinas que componen las terapias ecuestres?

Las Terapias asistidas con caballos (TAC) están formadas por:

  • La Hipoterapia: que es la base de las TAC, y la terapia que se focaliza en la transmisión del movimiento tridimensional del animal al sujeto; es decir, en la transmisión del calor corporal, de los impulsos rítmicos y del patrón tridimensional equivalente al de la marcha humana. Es una rehabilitación física y psíquica de las personas sin autonomía. Abarca cualquier alteración tanto física como psíquica que le impida trabajar la autonomía del paciente a caballo y, por tanto, la realización de acciones directas del usuario en la dirección, manejo y cuidado del animal. Se
    trabajan objetivos terapéuticos.
  • Equitación Terapéutica: La persona ha alcanzado la suficiente autonomía en la dirección y manejo del caballo, y se suele combinar con actividades y/o juegos psicopedagógicos. Es la rehabilitación y educación de personas con autonomía reducida. Se trabajan objetivos terapéuticos y educativos.
  • Equitación adaptada: La persona con autonomía, a través de un proceso de rehabilitación por la equitación, llega a alcanzar su integración en la sociedad mediante la práctica de un deporte, la equitación. Se trabajan objetivos terapéuticos y deportivos.
  • Para ecuestre: Entrenamiento de jinetes de competición. Se trabajan objetivos deportivos.

Hay que tener en cuenta que muchos de los casos no se “enmarcan” dentro de una de las terapias mencionadas anteriormente, por evolución, porque se realice una actividad diferente, etc.

Me gustaría anotar que: siempre intento que, en todas y cada una de mis sesiones, el componente lúdico esté presente; es decir, plantearlo todo con una dinámica divertida o de juego para que sea más estimulante.

9. ¿Qué dirías qué es lo más importante para un terapeuta ecuestre?

Para ser un buen terapeuta ecuestre considero, que además de ser terapeuta (aspecto primordial), es necesario que conozca la etología del caballo y en especial a su caballo, respecto a sus capacidades. No todos los caballos sirven para todas las aplicaciones de las terapias ecuestres, ni todos los caballos sirven para todos los usuarios (también pasa en los perros). Es así. Por ejemplo, Adi me funciona genial en las sesiones individuales, pero no en las grupales, porque no se suele llevar bien con otros caballos; pero en cambio, es una yegua sensible, cariñosa y que por ella general, siempre suele responder… y eso es lo que realmente me importa (entonces me acuerdo de que cada uno tiene sus manías, preferencias y que no todo el mundo tolera lo mismo).

Se ha reconocido que el movimiento en sí del caballo es beneficioso para numerosas afectaciones físicas, como también psicológicas; aunque es importantísimo que el movimiento sea rítmico, cadenciado y regular. Aspecto que Adi cumple. El terapeuta ecuestre deberá saber elegir a su compañero equino no solo por su carácter, si no también por su movimiento.

Considero que ademas debe conocerse el mundo del caballo en sí, los materiales que se utilizan, las normas que suele haber en un club, los cuidados del animal y del instrumental de equitación y/o terapia…

10. Si hay alguien que está leyendo y quiere adentrarse en el mundo de las terapias
ecuestres. ¿Qué le dirías?

Menuda preguntita… como profesional, pienso que esta nueva área de aplicación de la Psicología me encanta (y por eso me dedico a ello), y obviamente tengo cierta debilidad hacia la diversidad funcional, trastornos mentales, geriatría, riesgo de exclusión social… es decir, por minorías que se encuentran en una situación de vulnerabilidad; aspecto que deberá tener en cuenta la persona o mejor dicho, profesional, que quiera dedicarse a ello.

Como en todo, tiene su parte muy bonita, y la verdad es que es un trabajo muy gratificante, pero al mismo tiempo pienso que no es fácil vivir de ello. Pongamos un ejemplo: una persona que consigue muchas titulaciones no significa que vaya a
conseguir vivir de ello; y por el contrario, también he conocido personas que carecen de esas titulaciones, pero sé que por experiencias de la vida, sus conocimientos y la propia forma de ser, bordarían las sesiones. También he conocido personas muy válidas, en otros puntos de España, que carecen de trabajo porque éste no se encuentra valorado como tal…

También me gustaría hacer mención a la falta de vocación y preocupación real por esas personas (por generarles una mejor calidad de vida), además de la falta profesionalidad y el instrusismo, porque no existe regulación en esta profesión (como se que pasa en muchas otras profesiones). Este tipo de actividades no deben hacerse, por ejemplo, presentando al caballo o al perro y pidiéndole que
exponga sus habilidades, como si fuera un circo. La terapia para nada consiste en eso, y por ello, hay que ir con cuidado cuando hacemos referencia al término “Terapia”.

Por ello nunca me cansaré de decir que: “No todo vale”; y si tenemos en cuenta la definición de “Terapia” según la RAE: “Tratamiento de una enfermedad o de cualquier otra disfunción” o “Tratamiento destinado a solucionar problemas psicológicos”, me vuelve a llevar a concluir que “¡No todo vale!”. Como cuando vamos al dermatólogo cuando tenemos una afectación en la piel o al otorrino cuando tenemos otitis… ¡pues esto es lo mismo! Y por ello, los profesionales que nos dedicamos a ello, deberíamos preocuparnos de profesionalizarla al máximo (formación, seguros, colegiación…).

Por otro lado, no existen ni caballos ni perros mágicos, existen profesionales de la salud que fijan objetivos para mejorar la autonomía y la calidad de las personas utilizando al caballo o al perro como mediador, canalizador o cohesionador hacia este tratamiento, y así lograr los objetivos planteados. Al igual que existen caballos o perros válidos para este tipo de fin, y que no existe ni el caballo ni el perro

A modo de conclusión, me gustaría añadir que es necesario reforzar una correcta formación de los profesionales que dirigen estos programas, ya que se requiere rigor y profesionalidad. Y que también es necesario validar estructuras metodológicas todavía más científicas, y no dejarse llevar por copiar de oídas lo que parece que beneficia para convertir este ámbito profesional en un coladero para personas de dudosa calidad técnica a través de un aparente, fácil y bonito negocio de ayuda social.
Respecto al vínculo tan especial que se crea, debéis saber que éste no solo se crea entre el usuario y el animal, si no también del usuario con el profesional. Así que fácilmente os llevaréis el “trabajo” a casa; aspecto del que yo me siento hasta orgullosa.

Por último, a la persona que verdaderamente quiera dedicarse a ello, le diría personalmente que se prepare para una gran aventura en la que nunca dejará de aprender; y si de verdad le gusta y le apasiona… ¡qué no trabajará ni un día de su vida!

 

Fotos de Carla

 

Si quieres seguir el trabajo tan espectacular que realiza Carla no te pierdas su redes sociales:

Facebook

Instagram

Youtube

Web

¡Hasta la próxima!

Recent Posts

Leave a Comment

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search